Kavring – un pan con personalidad

Jan 8th, 2012 | By | Category: Pan

Este pan tiene larga tradición en Suecia, especialmente en el sur. Allí hay panaderías pequeñas pero con “fama mundial” por su Kavring, porque la variación de las recetas son tantas como los panaderos. 

Es un pan originario de campesinos y pescadores, que está hecho para aguantar varios días. En realidad incluso mejora con el tiempo y es mejor después de uno o dos días! Es bastante compacto y lo cortas en rodajas finas. Va fantástico con un queso bien curado u otra guarnición con más sabor. 

La receta lleva azúcar pero la mayor parte de la misma es consumida por la levadura durante el proceso y luego queda muy poco en el pan. Este pan es sano, con mucha fibra y nutrientes. El proceso lento de fermentación da tiempo para que se “liberen” los nutrientes y así resulta más fácil para el cuerpo el asimilarlos. Vas a notar como llena más que los panes “blancos”!

La harina y las semillas las suelo comprar en las tiendas ecológicas o dietéticas.

 

 

1 pan

Tiempo para la preparación: 20 min más 10 min

Tiempo para la fermentación: 10 horas

Horno: Calienta el horno a 250 grados. Cuando introduces el pan bajas la temperatura a 225 grados.

Tiempo en el horno: 45 minutos o hasta que la temperatura dentro del pan llega a 98 grados.

 

Ingredientes

60 gr de semillas enteras de centeno (cocinadas durante 20 minutos para ser blanditas)

100 gr de café hecho, caliente

200 gr de agua fría

10 gr de levadura fresca

90 gr de azúcar moreno

390 gr de harina blanca de centeno (con germen)

10 gr de sal de mar

 

Cómo hacer

Paso 1 (por ejemplo, lo haces por la mañana o por la noche para que tener el pan hecho por la tarde el mismo día o la mañana siguiente): 

Cuando has cocinado las semillas las sacas del agua y las viertes en un cuenco grande.

Echa el café caliente y el agua fría sobre las semillas. Añadir la levadura a la mezcla y repartir hasta que se ha deshecho totalmente la levadura.

Añadir los otros ingredientes y trabajar la masa con un tenedor de madera hasta que tienes una masa homogénea (si, es muy pegajoso. No te preocupes!). Cubre el cuenco con un paño de cocina y deja la masa reposar durante 10 horas (si la temperatura ambiental es muy alta, como en España en verano, es suficiente con 8 horas).

 

Paso 2:

Calienta el horno hasta 250 grados. Pon la rejilla justo abajo del medio de la altura del horno por que es aquí donde luego quieres colocar el molde.

Cubre un molde para hacer pan con papel para hornear o cubrirlo bien con aceite.

Pon la masa dentro del molde (una lengua de gato lo facilita) y aplánalo un poquito.

Deja la masa fermentar otra vez, ahora durante 45 minutos cerca del horno para que te asegures una temperatura ambiente caliente.

 

Paso 3:

Baja la temperatura del horno a 225 grados y coloca el molde en el horno, encima de la rejilla en medio del horno, y cocina el pan durante 45 minutos o hasta que llega a tener una temperatura de 98 grados dentro.

Saca el pan del molde y cúbrelo bien con paños de cocina. Para disfrutar al máximo del sabor es mejor esperar al día siguiente para cortarlo. Tiene que madurar.

 

Todas las fotografías de esta web pertenecen a Kristin Ehrenborg. Si quieres utilizarlas, por favor envíame un email para recibir permiso. Gracias!
Tags: ,

Leave a Comment