“Rosquillo” de Cardamomo con capa de Tosca

Jul 5th, 2013 | By | Category: Pasteles

Un acompañante del café, típico en Sucia, parecido al famoso “kanelbulle” o “rollito de canela” pero en este caso lleva cardamomo y lo hemos dado una capa crujiente de nuez, almendra y semillas. Es jugoso y con mucha miga. Si utilizamos algo de harina de espelta integral mejoramos el sabor todavía más.

Lo hizo de forma de un rosquillo grande pero si prefieres la forma tradicional, lo puedes hacer perfectamente bien. Solamente cortas el rollo en trozos de 3 cm y los colocas en capsulas de papel con “cara arriba”. El tiempo en el horno tienes que cortar, más bien a 10 – 12 minutos en total pero como siempre depende del horno y el tamaño de los rollitos. Mejor vigilar el color en ves del reloj!

 

 

 

 

 

2 rosquillos o 30 “rollitos”

 

Horno: 225 grados

Tiempo en el horno: 25 – 30 minutos

 

 

Ingredientes para la masa

150 gr de mantequilla (o margarina vegetal)

500 ml de leche (o leche de avena o de soja)

25 gr de levadura fresca

80 gr de azúcar

0,5 cucharadita de sal de mar

1 cucharada de semillas de cardamomo, machacadas

870 gr de harina de trigo con fuerza (a mi me gusta sustituir 300 gr por harina de espelta integral)

 

Ingredientes para el relleno

100 gr de mantequilla (o margarina vegetal) de temperatura ambiente

4 cucharadas de azúcar

una pizca de sal

1 cucharada de semillas de cardamomo, machacada

 

Ingredientes para la cobertura de Tosca

40 gr de almendra en láminas

40 gr de nuez picada

40 gr de semillas de calabaza

50 ml de nata para montar (o nata vegetal)

150 gr de mantequilla (o margarina vegetal)

1 cucharadita de extracto de vainilla

 

Cómo hacer

Fundimos la mantequilla y añadimos la leche. Lo calentamos a 38 grados.

Desmigamos la levadura en un cuenco grande y encima echamos un poco de la mezcla anterior. Remueve hasta que la levadura se ha fundido totalmente.

Luego añadimos todos los otros ingredientes.

Amasamos la masa muy bien hasta que esté elástico y que no pegue. Quizas tienes que añadir un poco más de harina, pero con cuidado. La harina se hincha durante la fermentación y si añades demasiado la masa quedará demasiado seca.

Deja la masa fermentar en el cuenco, cubierto de un paño de cocina, durante 30 – 40 minutos. Si la temperatura ambiente es menos que 23 grados tiene que fermentar durante más tiempo. Vigila el tamaño de la bola de masa. Cuando ha llegado a doblar el tamaño está listo.

Mientras tanto prepares el relleno. Mezcla los ingredientes. Ya está! Ponlo al lado.

Ahora preparamos la cobertura. Fundimos la mantequilla y añadimos los otros ingredientes. Sobre fuego lento lo cocinamos durante 1 minuto. Ponlo al lado.

Cuando la masa está fermentada lo echamos sobre una mesa espolvoreada de harina y lo amasamos bien. Córtalo en dos trozos, para las dos rosquillas que vamos a preparar.

Con una rodaja aplanamos cada trocito de masa de forma cuadrito alargado de tamaño 35 x 50 cm, más o menos.

Extendemos la mitad del relleno sobre cada cuadrito. Luego los enrollamos, desde lado largo, y formamos 2 rollos que colocamos en una bandeja bien untada de aceite o mantequilla (o cubierto de papel vegetal). Pon los rollos de forma “media luna”, casi cerrados.

Hacemos cortes en los rollos, con un cuchillo bien afilado, de modo diagonal y aproximadamente de 2 cm de profundidad. Haz un corte cada 3 – 4 cm.

Cubrimos los rosquillos con un paño de cocina y los dejamos fermentar unos 30 – 40 minutos.

Hornéalos con la bandeja colocada en el nivel centro del horno. Después de 10 minutos (5 minutos si has hecho rollitos pequeños en cápsulas de papel) sacas la bandeja y repartes la cobertura encima. Baja la temperatura a 200 grados y hornéalos unos 15 – 20 minutos más (6 – 7 minutos para los rollitos).

Déjalos enfriarse encima de una rejilla.

Los puedes congelar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las fotografías de esta web pertenecen a Kristin Ehrenborg. Si quieres utilizarlas, por favor envíame un email para recibir permiso. Gracias!
Tags: