Bizcocho de Arándanos

Aug 24th, 2014 | By | Category: Pasteles

A veces resulta que lo más sencillo es lo mejor, lo que realmente enciende nuestro apetito y lo que nos pone los dientes muy largos. Es el caso de, por ejemplo, el clásico bizcocho. Creo que todavía no ha nacido la persona que puede decir que no cuando se encuentra cara a cara con un buen y jugoso bizcocho, recién sacado del horno. Bueno, para que puedas comprobar mi teoría, quizá empezando contigo misma, aquí tienes una receta de una de estas delicias clásicas de toda la vida, en esta ocasión con toque de mágica fruta del bosque. ¿Te resistirás?.

 

 

 

Horno: 175 grados

Tiempo en el horno: 40 minutos

 

Ingredientes

75 gr de mantequilla fundida

100 ml de nata líquida

3 huevos ecológicos

170 gr de azúcar

160 gr de harina de trigo de repostería

2 cucharaditas de levadura en polvo (Baking Powder)

1 – 2 cucharaditas de extracto de vainilla (preferiblemente vaina de vainilla molida)

una pizca de sal

120 gr de arándanos (congelados o frescos)

 

Cómo hacer

Primero precalentamos el horno y preparamos un molde. Lo pintamos con mantequilla fundida y lo cubrimos bien con pan rallado.

Luego vamos a necesitar 2 recipientes. En uno batimos los huevos y el azúcar hasta que se convierte en una espuma. En el otro mezclamos todos los ingredientes secos: la harina, la levadura en polvo, el extracto de vainilla y la sal.

En una cacerola fundimos la mantequilla y cuando esté hecho un líquido, añadimos la nata y lo dejamos calentar justo al punto de hervir. A continuación vertemos este líquido en el recipiente con la espuma de huevo, mientras batimos la masa de forma continuada.

Luego incorporamos en esta masa la mezcla de harina e ingredientes secos. Seguimos batiendo hasta que tenemos una masa lisa, pero intenta conseguirlo con el menor posible movimiento de la masa, para que el bizcocho no resulte seco y duro en su consistencia.

Al final añadimos los arándanos, con mucho cuidado y sin remover la masa más que lo necesario para repartirlos bien.

Después de haber vertido la masa en el molde, lo insertamos en el horno, con la rejilla puesta en la ranura abajo del centro del horno.

Después de 35 minutos haces una prueba con un palito insertado dentro del bizcocho. Si sale seco, está hecho. Si sale con algo de masa pegada a él, hay que dejar el bizcocho unos minutos más.

Deja el bizcocho reposar 10 minutos antes de sacarlo del molde.

Se congela bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las fotografías de esta web pertenecen a Kristin Ehrenborg. Si quieres utilizarlas, por favor envíame un email para recibir permiso. Gracias!
Tags:

Leave a Comment