4 simple trucos para convertir una merienda dulce en un capricho saludable

Sep 6th, 2014 | By | Category: Por la Salud

Hay días en que nos apetece algo delicioso, algo que consideramos un capricho y que  contenta nuestras ganas de saborear algo dulce y exquisito, pero al mismo tiempo no queremos comprometer nuestro deseo de vivir de una manera más sana. No te preocupes, porque hay maneras de solucionarlo! Con solo unos trucos sencillos conviertes el postre en una merienda más nutritiva y sana, sin perder nada de sabor o disfrute!

En principio se trata de sustituir los ingredientes “malos” por los que aportan a la salud. Para poder hacerlo tenemos que saber algo del contenido de nutrientes de los ingredientes que utilizamos y qué papel tienen en la receta. Luego vamos sustituyendo y haciendo pruebas.

Vamos a preparar unas tartaletas de arándanos, llenos de nutrientes y fibras, y sin gluten ni huevo!

Para sustituir la harina blanca, el azúcar blanco, la mantequilla y la nata por ingredientes más saludables hemos convertido esas fuentes de apenas poco más que calorías en una fuente de nutrientes que, además, es apta para alérgicos!

 

Tartaletas Sencillas de Arándanos, con versión sana

6 tartaletas pequeñas

 

Horno: 200 grados

Tiempo en el horno: 10 minutos

 

Ingredientes

50 gr de mantequilla (se puede sustituir por aceite virgen de coco, que es mejor para la salud en muchos sentidos, pero da sabor de coco. Hazlo si quieres evitar los productos lácteos!).

120 gr de almendra molida (en lugar de harina de trigo)

una pizca de sal de mar

extracto de vainilla de tu gusto

60 gr de azúcar muscavado (azúcar moreno de caña, fina, en lugar de azúcar blanco)

200 gr de arándanos (congelados o frescos)

3 cucharadas de azúcar moreno de caña mezclado con 1 cucharada de almidón de maíz.

 

Primero precalentamos el horno y preparamos 6 cápsulas (dobles) de papel en una bandeja.

Repartimos los arándanos entre las cápsulas. Encima de ellos rociamos la mezcla de azúcar y almidón de maíz.

Luego preparamos una masa de la mantequilla (o el aceite de coco), las almendras molidas, la sal, la vainilla y el azúcar y lo repartimos entre las cápsulas, poniéndolo en forma de “migas” encima de los arándanos.

Insertamos la bandeja en el horno, en la ranura media, y horneamos las tartaletas.

Sírvelas con una crema hecha de yogur griego (en lugar de nata montada. El yogur lleva más proteína y menos grasa), azúcar moreno de caña (fina) y extracto de vainilla, todo según tu gusto!

La decoración es un nuez caramelizado y una flor del bosque

Todas las fotografías de esta web pertenecen a Kristin Ehrenborg. Si quieres utilizarlas, por favor envíame un email para recibir permiso. Gracias!
Tags: ,

Leave a Comment