Bollos deliciosos sin gluten

Nov 25th, 2014 | By | Category: Pan, Por la Salud

Hay muchas indicaciones de que una alimentación baja en gluten, la proteína de por ejemplo el trigo, nos ayuda a mantener una buena salud. Hace 3 meses que estoy probándolo y la verdad es que me siento mejor en muchos sentidos. Noto mejor definición en todo el cuerpo, como si estuviera menos hinchado. Últimamente no tengo el dolor en las rodillas que he tenido cuando estoy corriendo. No se si está relacionado, pero quiero hacerte una propuesta … ¿por qué no probar algo diferente y, al mismo tiempo, comprobar si tú también te sientes mejor comiendo menos gluten?

Estos bollos son perfectos para, por ejemplo, el desayuno. Llevan mucha fibra y la harina de trigo sarraceno (a pesar de su nombre no es trigo, es una hierba!) es rico en proteína y minerales.

Salen esponjosos y con delicioso sabor. El truco consiste en dejar la masa a reposar y las fibras a hinchar. La preparación es un poco diferente que cuando cocinas un pan tradicional, porque los ingredientes funcionan de manera distinta. No es nada difícil, al contrario, porque se mezclan todos los ingredientes y luego no tienes que ponerte a amasar!

 

15 bollos

 

Horno: 225 grados

Tiempo en el horno: 20 minutos

 

Ingredientes

50 gr de levadura fresca

900 ml de agua fría

2 cucharaditas de sal de mar

420 gr de harina de trigo sarraceno

240 gr de harina de arroz

40 gr de psyllium husk (hay en las tiendas dietéticas, de alimentos especiales y de productos biológicos)

 

Cómo hacer

Deshacer la levadura en el agua.

Cuando está diluida añades los otros ingredientes y lo mezclas bien durante unos minutos. Vas a tener una masa bastante pegajosa.

Deja la masa a reposar durante 20 minutos.

Con unas gotas de aceite de oliva entre las manos formas bolas de la masa.

Coloca las bolas en bandejas cubiertas de papel vegetal.

Decóralas con semillas o con un poco de harina de trigo sarraceno que rocías encima.

Déjalos fermentar, cubiertos de un paño limpio de cocina, durante 70 – 90 minutos.

Mientras tanto precalientas el horno.

Hornea con la bandeja puesta en la ranura del centro del horno.

 

Antes de comer estos bollos, tienes que dejarlos enfriar totalmente. Si no, hay riesgo de que queden pegajosos por dentro. La consistencia cambia después de que se han enfriado, y luego quedan buenos durante varios días. Se puede congelarlos sin problema.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todas las fotografías de esta web pertenecen a Kristin Ehrenborg. Si quieres utilizarlas, por favor envíame un email para recibir permiso. Gracias!
Tags: ,

Leave a Comment