Masa madre

 

Cómo hacer un pan auténtico que irradía bienestar?

Simplemente utilizar masa madre y la técnica que te cuento aquí. Es simple y el resultado es incomparable con otras recetas de pan. Vale la pena probarlo, sin duda! Estoy totalmente atrapada desde que hice mi primera prueba. Es fascinante, el proceso auténtico. Es un trozo de cultura que lleva miles de años creciendo. Lo mejor es que es una cultura con muy buen sabor!

Pan hecho con masa madre

Esto es una antigua manera de hacer pan que se ha puesto de moda en nuestros días. Claro que hay buenas razones. Algunas de ellas son que el sabor es más rico, los nutrientes son más asimilables por el cuerpo, cuando digieres este pan el nivel de insulina en la sangre no se eleva tanto como cuando comes un pan “normal” y esto significa que te vas a sentir contento y sin hambre durante un largo rato, la textura del pan es mejor y el pan aguanta más tiempo sin secarse. Quizás ha levantado tanto interés también porque es un proceso muy interesante, el hacer este tipo de pan. Puedo llegar a asegurarte que es excitante!

 
 

En Suecia  el interés ha crecido hasta ser un “movimiento” y todo el mundo que quiere ser una persona como Dios manda tiene una masa madre en su nevera. En el tren puedes oír conversaciones acerca de temas como “la mejor manera de alimentar a la masa madre”… si, ha llegado al punto de ser un poco loco! Siempre hay gente que instantáneamente lo convierten en algo científico, en algo muy complicado y en algo que para hacerlo tienes que tener un montón de cosas especializadas y una vida de experiencia a tus espaldas. Hacer pan no es asi. No es complicado, solamente tienes que planificar un poquito. Los seres humanos lo han hecho de esta manera durante al menos 2.500 años. No es necesario tener hornos especiales para tener un resultado fantástico. Pruébalo y disfrútalo a tope!

 

 

Lo más importante para llegar a hacer un pan súper bueno es:

Amasa la masa durante un LARGO RATO

Deja la masa crecer durante MUCHO tiempo

 

Masa madre – qué es?

La masa madre es una mezcla de harina, agua y a veces miel o una fruta rallada, que lleva un cultivo de lacto bacterias y levadura silvestre. Es posible guardarla durante centenares de años si le das “comida” cada semana. Si no haces pan cada semana simplemente quitas 100 gramos de la masa madre y reemplázalo con 50 gramos de harina y 50 gramos de agua. Para hacer pan coges un poco de la masa madre en vez de levadura industrial.  

 

Como hacer tu masa madre

En un bote de vidrio mediano/grande mezcla: 

100 gr de harina de trigo ecológico (o harina de centeno, sin o con germen. También ecológico.)

150 gr agua sin cloro (por ejemplo agua mineral)

50 gr de manzana rallada o miel ecológica

Es importante que los ingredientes sean ecológicos y no lleven aditivos ni productos químicos.

 

Hacerlo así

Hierve el agua y déjala enfriar hasta que tiene 40 grados.

Ralla la manzana (sin la piel).

Mezcla harina, agua y manzana en el bote en las cantidades indicadas y muévelo bien con un tenedor para añadir aire. La mezcla debería de ser viscosa. Pon la tapa pero sin enroscarla totalmente.

Déjalo en ambiente caliente, 22 – 26 grados, durante 4 días. Mézclalo cada mañana y tarde/noche. Vas a ver cómo crecen burbujas de aire por dentro de la masa, especialmente durante los últimos días.

Día 2:  Por la noche, añades 50 gramos de harina de trigo ecológico y 40 gramos de agua tibia. Cuando lo mezcles, intenta añadir aire.

Día 4:  Por la noche, si la masa tiene burbujas de aire y está viscosa y oscilante (semejante a la mousse de chocolate) ya está hecha. Si no, quita todo menos 50 gramos y sigue otra vez según las instrucciones para “Día 2” arriba.

Cuando tu masa madre está hecha la guardas en la nevera y le das comida cada semana o después de que la has utilizado para hacer pan. Ahora tienes tu nuevo “Tamagotchi” :)

 

 

Dar comida a la masa madre

Los microbios en la masa madre necesitan comida cada semana para seguir estando vivos y activos. Normalmente utilizo 100 gramos de la masa madre cuando hago pan. Así que, una vez usada para ello, devuelvo el mismo volumen que necesité sacar añadiendo 50 gramos de harina de trigo ecológico y 50 gramos de agua templada (mineral, sin cloro). Si no haces pan cada semana simplemente quitas 100 gramos de la masa madre y reemplázalo con 50 gramos de harina y 50 gramos de agua. Como siempre cuando has “dado la comida” a tu masa madre, intenta añadir aire cuando lo mezclas con un tenedor, que se oxigene!



 
 
 

 Vivo o muerto?

Como sabes si tu masa madre está viva y alegre? Burbujas de aire es buena señal, junto con un olor fresquito y ácido, casi como un yogur. Confieso que he matado a mi masa madre por maltrato de no darle comida. Tenía mucho trabajo durante varias semanas y me he olvidado de cuidar la masa. Después de 3 semanas la encontré en la nevera. Sin duda era muerta: ninguna burbuja, agua encima de la superficie y un olor fuerte de acetona. Después de esta trágica experiencia, lista que soy, he hecho 2 masa madres y he regalado una a mi pareja y así he dividido el riesgo en dos manos :)  



 

 

El principio para hacer pan con masa madre – paso por paso

Vas a ver recetas que utilizan la masa madre en diferentes maneras. Hay unos que utilizan un "levain", una pre-masa que lleva la masa madre y que hay que hacer el día anterior cuando vas a hacer el pan. Otros mezclan una cantidad de masa madre bastante grande directamente en la masa. Y hay otros que utilizan un cantidad de masa madre más pequeña y añaden unos gramos de levadura fresca a la masa también. Como es difícil en casa controlar el estado de la masa madre y no puedes estár seguro de si es suficientemente fuerte para ser la única "levadura" a usar, yo pongo un poquitín de levadura fresca, sin dudar ni un segundo. Quiero un resultado bueno! Pero a veces, y cuando me resulta interesante aceptar el desafío de hacer un pan solamente utilizando la masa madre y ponerla con fuerza máxima, entonces me atrevo a usar solamente mi masa madre!

 

1. La masa principal, el levain.

Es una mezcla de masa madre, harina y agua que descansa durante muchas horas, por ejemplo durante la noche. Así la levadura y las lacto bacilos se activan y están preparadas para trabajar bien.

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
  

 

 

2. La masa del pan.

Añade a la masa principal todavía más agua, harina y también sal y algo para poner un poco de carácter al pan si quieres. Pueden ser frutas, nueces, queso, aceitunas, etc. Esta masa tienes que amasarla muy bien y dejar que crezca durante varias etapas (al menos 3 – 4 horas en total pero hay variaciones).

 
 3. Hornear el pan. Ponte enfrente del horno con unas palomitas y disfruta del espectáculo!
 
 Vale. Hay un paso más. El último y más importante … Cómelo!!!