Unos consejos

Práctica es la llave!

Unos consejos y conocimientos para trazar tu delicioso camino al éxito!

Practicar es la mejor manera de aprender, pero hay unas cosas que son básicas y que puedo enseñarte para que no necesites repetir algunos de los errores que yo he cometido!
Comienza leyendo la receta antes de ponerte manos en la masa. Asegúrate de que tienes todos los ingredientes y de preparar moldes y bandejas al principio del proyecto … tenlo todo a mano preparado. Y no olvides calentar el horno previamente!
Limpia la mesa donde vas a trabajar, quítate los anillos y lava bien las manos, y ponte también una delantal. Protege el pelo, o más bien dicho: protege los pasteles de tu pelo!
Sigue las medidas escritas en las recetas. “Una cucharada” significa una cucharada sopera rasa, al menos cuando haces algo por

Añadiendo sabor a una masa de pan

primera vez. Luego, cuando conoces la receta, puedes “jugar” con los ingredientes para dejar tu toque personal.
Bandejas con cosas pequeñas, como galletas y bollos, van a media altura del horno. Panes grandes van abajo del todo del horno directamente sin rejilla, y bizcochos sobre un rejilla hacia la parte baja del horno.
Evita abrir la puerta del horno cuando las cosas están horneándose.
Siempre deja los panes y galletas enfriarse totalmente antes de ponerlas en bolsas de plástico y congelarlas, si has hecho muchas y no vas a comerlas todas enseguida. Siempre utiliza las bolsas más gruesas hechas especialmente para congelar. Si no, el pan puede secarse en el congelador.
Descongelar pan, bollos y bizcochos en sus bolsas. Las galletas las has de descongelar sin envoltura.

Pan recién sacado del horno ... Mmmm!

Hacer pan:

Hay diferentes maneras de hacer que el pan esté esponjoso. La levadura fresca está compuesta de un tipo de hongos y está viva. Cuando la utilices tienes que disolverla en un liquido tibio (37 grados) para activarla. El liquido normalmente es agua o leche. Levadura seca (es un granulado de levadura fresca) lo mezclas con la harina y luego pones el liquido más caliente (40 grados). Otra manera, un método antiguo que me gusta mucho, es utilizar una masa preparada unos dias antes de hacer el pan que se llama “masa madre”, o “surdeg” en sueco :). Voy a explicarte más de ese tema muy interesante en una página especialmente dedicada a esto! El método vale la pena porque el pan tiene propiedades mejores, tanto en sabor como en estructura, y aguanta más tiempo sin secarse. Finalmente, hay unos panes en los que se utiliza levadura en polvo, como la que utilizamos para los bizcochos. Esos panes son rápidos de hacer pero aguantan poco tiempo. Son mejores para comer el mismo día.
La llave principal para producir un pan fantástico y esponjoso es amasar la masa bien. Este momento saca el gluten de la harina, una proteina que hace el pan esponjoso. Unos 10 minutos de buen trabajo a mano es normalmente suficiente. Corta la masa con un cuchillo y verás las burbujas por dentro. Si son pequeñas y bien distribuidas, es que la masa esta bien amasada. Si son grandes y con tamaños desiguales, tienes que  poner un poquito más de trabajo.
El pan esta hecho en el horno cuando tiene color bonito y lo sientes sólido y ligero cuando lo tocas. Otra manera es medir la temperatura dentro del pan. Cuando ha llegado a 96 grados (pan blanco) o 98 grados (panes más de integral, más oscuros y densos) está hecho. Yo siempre utilizo un termómetro para asegurarme el éxito 😉

Tarta de Mazarín

Hacer bizcochos:
En un bizcocho la consistencia esponjosa proviene de que has batido la masa y así puesto un monton de burbujas por dentro, o de que has añadido levadura en polvo.

Debes mezclar la masa muy poco después de que has puesto la levadura en polvo y la harina. Demasiado tiempo mezclando va a hacer el pastel seco y compacto. Solamente reparte los ingredientes hasta que no queda nada de trozos de harina, y una vez conseguido eso deja de mezclar.
No llenes el molde más que hasta 2/3. La masa va a levantarse y si el molde está demasiado lleno vas a tener masa quemada en el suelo del horno.
Es muy importante que el horno haya llegado a la temperatura correcta antes de poner el pastel a hornear.
Si el pastel se pone demasiado oscuro por encima demasiado rápido, cuando lo estas horneando, tápalo con papel de aluminio sobre el molde.
Para probar si el pastel está hecho es fácil utilizar una varilla o algo alargado. Pincha por dentro del pastel. Si sale seco, el pastel ya está hecho!
Evitar abrir la puerta del horno cuando has puesto el pastel a hornear.
Despues de que has sacado el pastel del horno, déjalo unos minutos antes de intentar sacarlo del molde. Cuando lo saques, con un cuchillo, despega con cuidado los bordes del pastel del molde.
Buena suerte con tus creaciones!